Humanidad Vigente | Investigación sindica a militares con violación y asesinato de una niña y dos niños en Arauca - Humanidad Vigente
Archivo
Categorías de archivo

Investigación sindica a militares con violación y asesinato de una niña y dos niños en Arauca

Escrito por  el 
29 Octubre, 2010
|
Avanza la investigación del crimen cometido en la Vereda Caño Temblador de Tame, Arauca contra una niña de 14 años y sus dos hermanos menores, y se va evidenciando que el abuso sexual contra las niñas de la región es un hecho sistemático pero poco denunciado.

El 14 de octubre de 2010, Jose Álvaro Torres reportó como desaparecidos a su hija Jenny de 14 años y sus otros dos hijos Jimmy, de 9, y Jeferson, de 6. Tres días después los cuerpos fueron encontrados con signos de tortura y heridas de arma blanca, en una fosa a 300 metros de su casa.

El hecho estremeció a la comunidad araucana generando una actitud solidaria con el afectado padre y en rechazo a estos actos de violencia contra niñas, niños y adolescentes de la región. El martes 19 de octubre se realizaron las honras fúnebres de la niña y los 2 niños asesinados con una gran marcha que recorrió las principales calles de Tame.

Desde entonces, la hipótesis que se maneja, sustentada por los testimonios de campesinas y campesinos de la vereda, es que la niña fue violada en presencia de sus hermanos y, para borrar cualquier evidencia y evitar futuras denuncias de los niños, los tres fueron asesinados.

Igualmente, Jose Álvaro Torres, padre de los menores, ha reiterado que el único grupo armado que hacía presencia en la zona desde varias semanas era la Brigada Móvil Número 5 del Ejército Nacional. Por lo que desde el principio, la comunidad presionó por que se investigue a los militares.

Tras conocerse públicamente este caso, la comunidad ha comenzado denunciar otros hechos similares. “El dos de octubre de 2010, otra niña de 13 años de edad, fue abusada sexualmente muy cerca del sitio en el que fueron asesinados Jenni, Jimmy y Jefferson (…) según los testigos, el agresor vestía prendas militares y portaba un radio y unos binóculos”.

A estas denuncias se suma el caso de un militar de la Brigada 18 que fue detenido en la capital araucana como principal sospechoso del abuso contra la menor que fue abordada cuando se dirigía a su colegio. Los hechos se registraron en la mañana del miércoles 7 de abril de 2010 cuando la niña de 14 años se dirigía de su casa, en el barrio Flor de Mi Llano, en la ciudad de Arauca, hasta el colegio Gustavo Villa situado en inmediaciones de la sede de la Brigada.

La investigación de la masacre de la niña y sus dos hermanitos en la vereda Caño Temblador, fue liderada por un fiscal especializado de Arauca, con apoyo de un fiscal especial en asuntos humanitarios de Cúcuta, quienes realizaron entrevistas a 60 militares de la Brigada Móvil Número 5 para establecer su posible participación en los hechos. Sin embargo, la Fiscalía General de la Nación decidió trasladar el expediente a un Fiscal de la Unidad de Derechos Humanos en Bogotá.

Actualmente, 60 militares de la Brigada Móvil Número 5 se encuentran investigados y se les tomaron pruebas de ADN para compararlas con sangre y saliva encontradas en las víctimas. Así mismo, los investigadores encontraron rastros de sangre en algunos maletines que portaban los soldados por lo que serán analizados por la Fiscalía General de la Nación.

“El fiscal (e), Guillermo Mendoza Diago, aseguró que, de acuerdo con las investigaciones preliminares, se encontraron manchas de sangre en las mochilas de siete de los sesenta militares que están siendo investigados, además de restos de semen en las prendas que vestía la niña”, señala un artículo publicado en la Revista Semana.

Por su parte, la Procuraduría delegada para las Fuerzas Armadas, anunció que iniciará su propia investigación. Mientras que el ministro de Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras señaló que la Justicia Penal Militar no abordará el proceso de investigación por este crimen.

Caracol Radio conoció el más reciente informe de los investigadores que llevan el caso

La Fiscalía solicitó que se adelanten pruebas forenses en las uñas de los tres menores de edad asesinados, para determinar si hay elementos que coincidan con los rasguños que fueron encontrados por los investigadores en los cuerpos de algunos de los militares investigados.

Los investigadores solicitaron que se amplíe la declaración de varios militares que en sus entrevistas iniciales, presentaron inconsistencias y omitieron información relevante para el esclarecimiento de los hechos.

También se tomaron nuevas declaraciones a los siete militares que portaban los equipos en los que se hallaron fluidos corporales.

Finalmente, la Fiscalía solicitó a la Brigada Móvil Número Cinco, las hojas de vida y datos personales de los militares que se encuentran más comprometidos en los hechos, para que varios testigos efectúen reconocimiento fotográfico.

Acerca de

Dejar un comentario

Su opinión es muy importante para nosotros, su correo electrónico no será revelado