Humanidad Vigente | ¿Entre manzanas podridas? - Humanidad Vigente
Archivo

¿Entre manzanas podridas?

Escrito por  el 
15 febrero, 2011
|

La reciente violación sexual de una niña de 13 años de edad  presuntamente por parte de cinco militares en zona rural de Tame, Arauca, trae a la memoria las declaraciones que dio el comandante del Ejército Nacional, Alejandro Navas, en octubre del año pasado: “unas manzanas podridas no pueden acabar con el buen nombre de la institución”.

En ese momento el General Navas se referia a la destitución de varios militares adscritos a la Brigada Móvil Nº 5 por fallas en el ejercicio de mando que desencadenaron una violación sexual y el homicidio de tres hermanos menores de edad.

Por: El Espectador.com

Pero las manzanas no se acaban, al menos no las ‘podridas’. Tras el hecho que conmocionó al país el 14 de octubre pasado, la pesadilla de las violaciones sexuales por parte de miembros del Ejército Nacional, al parecer, no termina. El 4 de enero pasado una niña de 13 años de edad, perteneciente a la etnia Sikuani y habitante del sitio Pueblo Nuevo, en la jurisdicción de Tame, fue violada por cinco miembros de las Fuerzas Militares.

caricatura_bacteria_ninez_camufaldoLa menor se encontraba en compañía de su madre, cuando los soldados entablaron contacto con ellas, se llevaron a la niña y la violaron. Al día siguiente fue llevada al Centro de Salud de Puerto Jordán, también jurisdicción de Tame, pero los médicos decidieron remitirla al hospital de Arauca, pues el centro de salud no podía brindarle la asistencia médica necesaria, dada la gravedad de las lesiones que le ocasionaron los uniformados.

En este centro poblado hay instalaciones de la Brigada Móvil Nº 5. Cualquier lector desprevenido haría conexiones, pero en todo caso, y en un escenario de temor y silencio alrededor del tema, tanto el comandante de la Policía de Arauca, como el ICBF Bogotá y el gobernador de la comunidad confirman el hecho.

En 2009 hubo una denuncia, y además de los tres hermanos asesinados el 14 de octubre de 2010, la revista Semana registró ese año dos casos más de menores violadas y golpeadas por miembros del Ejército en Tame y su área metropolitana. ¿Qué es lo que pasa en Arauca? ¿Por qué siguen ocurriendo violaciones y, en este caso, en grupo, de parte de miembros de las Fuerzas Armadas?

Ni las fuertes declaraciones contra estos hechos del presidente Juan Manuel Santos, comandante en jefe del Ejército Nacional, ni la destitución de cuatro oficiales y tres suboficiales por fallas en el ejercicio del mando y control de sus tropas, ni los pronunciamientos de los ministros de Defensa e Interior y Justicia, ni las investigaciones de la Procuraduría tuvieron el menor efecto para evitar la continuación de las violaciones y la sevicia que los militares implicados muestran en ellas.

Tampoco tuvo efecto la investigación judicial, pues a pesar del despliegue investigativo por parte de fiscales especializados, la investigación a 60 militares que operan en la zona y el estudio de hallazgos técnicos del CTI, no culminó. No se informó por qué había sangre en las mochilas de siete de los 60 militares investigados, cuando sólo un subteniente fue declarado culpable, por su propia declaración, en la que por lo demás insistía que las menores “habían consentido las relaciones sexuales”.

Si hay unas pocas manzanas podridas, uno las retira para preservar a las demás sanas; pero esta medida está lejos de ser suficiente si luego de retirar unas, siguen apareciendo más. El país se pregunta ¿qué pasa? ¿Alguien le responde?

Acerca de

Dejar un comentario

Su opinión es muy importante para nosotros, su correo electrónico no será revelado