Humanidad Vigente | Centro Oriente rechaza aplicación de Ley ZIDRES - Humanidad Vigente
Archivo

Centro Oriente rechaza aplicación de Ley ZIDRES

Escrito por  el 
4 febrero, 2016
|

centro oriente

El Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia y el Congreso de los Pueblos capítulo Centro Oriente saludamos a las compañeras y compañeros campesinos, indígenas, afros, obreros, mujeres, jóvenes, comunidad LGTBI y en general al pueblo colombiano que camina hacia la transformación de la sociedad.

La población colombiana viene afrontando el despojo para la concentración de la tierra en manos del capital criollo e internacional, destinándola para megaproyectos minero energéticos, de infraestructura y monocultivos, cercenando el derecho de las inmensas mayorías a su soberanía y seguridad alimentaria, como a su relación cultural y ancestral con sus territorios.

Ahora el Estado aprobó la implementación de las Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social ZIDRES, presentándolas como una alternativa a la baja productividad e insostenibilidad de la producción agraria colombiana, priorizando regiones del país que estén aisladas de centros urbanos, que carezcan de infraestructura, y que en general requieran de grandes inversiones para su desarrollo. Se dice además, que posibilitará que los pequeños productores se asocien entre sí o con los grandes emporios económicos para hacer producir la tierra, y que igualmente servirá para vincular a los trabajadores sin tierra.

Sin embargo, las ZIDRES en la realidad se encaminan hacia la legalización del despojo que históricamente se ha hecho a sangre y fuego por parte del Estado y de las empresas transnacionales; los campesinos pasarán de ser propietarios o poseedores de sus tierras a ser asalariados al servicio de los grandes capitalistas, ya que si no se asocian pueden ser objetos de expropiación dado que las ZIDRES se plantean como figuras de utilidad pública e interés social, lo que implica que estarán por encima de otras actividades como la producción de alimentos y el cuidado de las fuentes hídricas; las Unidades Agrícolas Familiares UAF desaparecerán al permitirse que se acapare hasta más de cien mil hectáreas; los baldíos que según la ley 160 de 1994 y la sentencia C595 del año 95 dictada por la Corte Constitucional debían ser para adjudicación a los campesinos para su aprovechamiento productivo, ahora serán adjudicados a estos megaproyectos; las relaciones sociales de las comunidades y las dinámicas de siembra del pan coger serán absorbidas por este sistema de monocultivos; sin contar que no fueron socializadas, discutidas ni aprobadas por los campesinos, indígenas y afros, ni corresponden a los anhelos y exigencias de éstos.

Este diseño arrasador no es nuevo, es un componente de toda una política trazada por el imperio en el marco del sistema capitalista que ve en la tierra y en todo cuanto existe, una posibilidad de acumulación. Es así, como se ha acomodado la ley, las políticas públicas y las instituciones del Estado, se aprobaron la ley 160, la ley de desarrollo rural, se liquidó el INCODER y se creó la Agencia Agraria de Desarrollo Rural, como instrumentos jurídicos que legalizan el despojo.

De esta manera se anuncia la declaración de la primera ZIDRES en el corregimiento El Porvenir, municipio de Puerto Gaitán departamento del Meta, que incluye territorios del municipio de Orocué – Casanare y La Primavera – Vichada, donde campesinos e indígenas vienen librando una lucha de más de cuatro décadas de resistencia contra los intentos de despojo de parte de los grupos paramilitares al servicio de la familia Carranza. Estas tierras que han sido usadas por los campesinos e indígenas en sus labores agrícolas y pecuarias, hoy se ponen al servicio del gran capital para la producción agroindustrial de Cereales.

Por todo lo anterior, hoy más que nunca, cobra vigencia nuestra propuesta de territorios agroalimentarios con la promoción de un reordenamiento de la producción en el campo que garantice la alimentación a toda la nación colombiana, la oferta de materias primas necesarias para el abastecimiento de la industria y agroindustria del país que a su vez supere la alta concentración de la tierra en pocas manos, revierta el proceso de extranjerización, y permita el desarrollo de las fuerzas productivas en el marco de la gestión popular y los planes de vida. Sin dejar de lado, el fortalecimiento organizativo y político, que direccione la movilización y la lucha popular hacia la transformación de la sociedad y la construcción del socialismo.

Aprovechamos la ocasión para respaldar la justa lucha que en defensa del territorio desarrollan las comunidades de Caricare en el municipio de Arauquita-Arauca, y de Nobsa en el departamento de Boyacá, quienes exigen a las empresas OXY, HOLCIM y ARGOS, respeto por el ambiente, la dignificación del trabajo y oportunidades para la gente de la región.

¡POR UNA COLOMBIA LIBRE Y SOBERANA…UNIDAD Y LUCHA!
MOVIMIENTO POLÍTICO DE MASAS SOCIAL Y POPULAR DEL CENTRO ORIENTE DE COLOMBIA

Acerca de

Dejar un comentario

Su opinión es muy importante para nosotros, su correo electrónico no será revelado