Humanidad Vigente | Arauca: entre la explotación minera y el conflicto armado - Humanidad Vigente
Archivo

Arauca: entre la explotación minera y el conflicto armado

Escrito por  el 
29 agosto, 2012
|
El departamento de Arauca es uno de los mas ricos de nuestro país, tanto en recursos hídricos con gran cantidad de ríos, caños y esteros, como en flora, fauna, recursos no renovables y una gran potencial para la agricultura, pues nuestra región aunque predominantemente esta compuesta por llanuras, el territorio está dividido en tres regiones fisiográficas; constituida, por una parte montañosa, de la cordillera Oriental, el piedemonte llanero y la llanura aluvial del Orinoco; por lo cual al recorrer Arauca podemos pasar de las altas montañas de la Sierra Nevada del Cocuy; con páramos cubiertos por pajonales y frailejones, al piedemonte con abanicos de corrientes de agua y vegetación de bosque tropical hasta la llanura aluvial, cubierta por vegetación de sabana inundable, que se extiende desde el piedemonte hasta los límites con la hermana República Bolivariana de Venezuela.
Estas características han puesto al departamento en la mira de los gobernantes de turno, para explotar sus recursos, siendo una fuente inmensa de estos, pero desafortunadamente no se ven reflejados en el bienestar de los Araucanos, sino que por el contrario, nos han puesto en la mira de las transnacionales, los grupos paramilitares, la violencia estatal, con el abandono en la inversión social, el despojo y el desplazamiento, la desaparición y otro gran numero de violaciones a los DDHH y el DIH.
El ejemplo más claro de esta situación nos ha ocurrido con la exploración y explotación petrolera con una importancia histórica en la economía de nuestro país, pero también una de las grandes apuestas del actual gobierno con la promoción de la “locomotora minero-energética” la  cual centra su actividad petrolera en los departamentos de Meta, Casanare y Arauca, los responsables de alrededor del 80 % de la producción nacional, entre los que Arauca se ubica en el tercer lugar de producción de petróleo, con un 7,9%.
Se puede afirmar que por este departamento se comenzó a destacar la  región Centro-Oriente en la actividad petrolera a nivel nacional, con el descubrimiento de las reservas de crudo en Caño Limón en el año de 1983 por parte de Ecopetrol y la empresa estadounidense Occidental Petroleum. Este hallazgo ha sido el más importante en la historia colombiana hasta la fecha, con reservas calculadas en 1,2 billones de barriles que permitió triplicar la explotación petrolera en el país entre 1980 y 1990, pasando de 131.000 a 438.000 barriles diarios, y aumentando el interés económico en la región, usando la violencia y utilizando el conflicto como excusa para que los gobiernos guerreristas justifiquen la excesiva militarización del departamento, en la búsqueda de incentivar la “inversión” extranjera y brindar condiciones de seguridad para las multinacionales, dejando a nuestro departamento en estos momentos con una cifra exagerada de efectivos, al relacionar el territorio, que tiene una superficie de 23.818 km², con un número de 12.800 miembros de la fuerza pública que actualmente hacen presencia en el departamento, cuando la totalidad de la población, no supera las 280.000 personas y con el agravante de que el actual presidente, en el ultimo consejo de seguridad realizado en la ciudad de Arauca, luego de un paro Armado que logro paralizar la movilidad y la economía en varios municipios del departamento, el Día jueves 5 de Julio del presente año, informo que a la región Centro – Oriente, se sumaran 8 nuevos batallones con 5.000 militares más, con el objetivo de prestar seguridad al Oleoducto Bicentenario (OBC), que se esta construyendo actualmente y pretende conectar los Llanos Orientales con el Caribe.
En medio de este contexto el Comité Permanente Por La Defensa De Los Derechos Humanos – Arauca, conociendo las condiciones de pobreza y desigualdad que generaron esta crisis social, económica y política que vive la mayoría de la población Colombiana, pero alarmados y preocupados especialmente por la agudización de la violencia en la cual se ha visto envuelto nuestro departamento en el transcurso de este ultimo año, saludamos con felicidad y agrado la posibilidad de un proceso de paz.
Pues en varias ocasiones El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos – Arauca, a hecho el llamado a la necesidad de una salida negociada al conflicto social y armado y reiteramos una vez más, nuestro compromiso con la paz, sin embargo insistimos que tanto Arauca, como en el resto del país, necesita un cambio estructural en la política y la economía, donde el primer objetivo debe ser no acrecentar más la militarización, la explotación y el saqueo, sino esta nueva puerta a la paz tiene que ser por medio el diálogo, el cese de hostilidades de ambas partes, además de la participación y el reconocimiento de todos los sectores, ya que la única salida para la paz es la justicia social, lo que implica asegurar calidades dignas de vida para toda la población y el acceso al ejercicio pleno de nuestros derechos.
POR LA PAZ Y DIGNIDAD DE TODOS LOS COLOMBIANOS
SOLUCION POLITICA AL CONFLICTO ¡YA!
COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS
ARAUCA 27 DE AGOSTO DE 2012
El departamento de Arauca es uno de los mas ricos de nuestro país, tanto en recursos hídricos con gran cantidad de ríos, caños y esteros, como en flora, fauna, recursos no renovables (…) estas características han puesto al departamento en la mira de los gobernantes de turno, para explotar sus recursos, siendo una fuente inmensa de estos, pero desafortunadamente no se ven reflejados en el bienestar de los Araucanos.
El departamento de Arauca es uno de los mas ricos de nuestro país, tanto en recursos hídricos con gran cantidad de ríos, caños y esteros, como en flora, fauna, recursos no renovablesy una gran potencial para la agricultura, pues nuestra región aunque predominantemente esta compuesta por llanuras, el territorio está dividido en tres regiones fisiográficas; constituida, por una parte montañosa, de la cordillera Oriental, el piedemonte llanero y la llanura aluvial del Orinoco; por lo cual al recorrer Arauca podemos pasar de las altas montañas de la Sierra Nevada del Cocuy; con páramos cubiertos por pajonales y frailejones, al piedemonte con abanicos de corrientes de agua y vegetación de bosque tropical hasta la llanura aluvial, cubierta por vegetación de sabana inundable, que se extiende desde el piedemonte hasta los límites con la hermana República Bolivariana de Venezuela. 
Estas características han puesto al departamento en la mira de los gobernantes de turno, para explotar sus recursos, siendo una fuente inmensa de estos, pero desafortunadamente no se ven reflejados en el bienestar de los Araucanos, sino que por el contrario, nos han puesto en la mira de las transnacionales, los grupos paramilitares, la violencia estatal, con el abandono en la inversión social, el despojo y el desplazamiento, la desaparición y otro gran numero de violaciones a los DDHH y el DIH. 
El ejemplo más claro de esta situación nos ha ocurrido con la exploración y explotación petrolera con una importancia histórica en la economía de nuestro país, pero también una de las grandes apuestas del actual gobierno con la promoción de la “locomotora minero-energética” la  cual centra su actividad petrolera en los departamentos de Meta, Casanare y Arauca, los responsables de alrededor del 80 % de la producción nacional, entre los que Arauca se ubica en el tercer lugar de producción de petróleo, con un 7,9%.
Se puede afirmar que por este departamento se comenzó a destacar la  región Centro-Oriente en la actividad petrolera a nivel nacional, con el descubrimiento de las reservas de crudo en Caño Limón en el año de 1983 por parte de Ecopetrol y la empresa estadounidense Occidental Petroleum. Este hallazgo ha sido el más importante en la historia colombiana hasta la fecha, con reservas calculadas en 1,2 billones de barriles que permitió triplicar la explotación petrolera en el país entre 1980 y 1990, pasando de 131.000 a 438.000 barriles diarios, y aumentando el interés económico en la región, usando la violencia y utilizando el conflicto como excusa para que los gobiernos guerreristas justifiquen la excesiva militarización del departamento, en la búsqueda de incentivar la “inversión” extranjera y brindar condiciones de seguridad para las multinacionales, dejando a nuestro departamento en estos momentos con una cifra exagerada de efectivos, al relacionar el territorio, que tiene una superficie de 23.818 km², con un número de 12.800 miembros de la fuerza pública que actualmente hacen presencia en el departamento, cuando la totalidad de la población, no supera las 280.000 personas y con el agravante de que el actual presidente, en el ultimo consejo de seguridad realizado en la ciudad de Arauca, luego de un paro Armado que logro paralizar la movilidad y la economía en varios municipios del departamento, el Día jueves 5 de Julio del presente año, informo que a la región Centro – Oriente, se sumaran 8 nuevos batallones con 5.000 militares más, con el objetivo de prestar seguridad al Oleoducto Bicentenario (OBC), que se esta construyendo actualmente y pretende conectar los Llanos Orientales con el Caribe.
En medio de este contexto el Comité Permanente Por La Defensa De Los Derechos Humanos – Arauca, conociendo las condiciones de pobreza y desigualdad que generaron esta crisis social, económica y política que vive la mayoría de la población Colombiana, pero alarmados y preocupados especialmente por la agudización de la violencia en la cual se ha visto envuelto nuestro departamento en el transcurso de este ultimo año, saludamos con felicidad y agrado la posibilidad de un proceso de paz. 
Pues en varias ocasiones El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos – Arauca, a hecho el llamado a la necesidad de una salida negociada al conflicto social y armado y reiteramos una vez más, nuestro compromiso con la paz, sin embargo insistimos que tanto Arauca, como en el resto del país, necesita un cambio estructural en la política y la economía, donde el primer objetivo debe ser no acrecentar más la militarización, la explotación y el saqueo, sino esta nueva puerta a la paz tiene que ser por medio el diálogo, el cese de hostilidades de ambas partes, además de la participación y el reconocimiento de todos los sectores, ya que la única salida para la paz es la justicia social, lo que implica asegurar calidades dignas de vida para toda la población y el acceso al ejercicio pleno de nuestros derechos.
POR LA PAZ Y DIGNIDAD DE TODOS LOS COLOMBIANOS SOLUCION POLITICA AL CONFLICTO ¡YA!
COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOSARAUCA 27 DE AGOSTO DE 2012

Acerca de

Dejar un comentario

Su opinión es muy importante para nosotros, su correo electrónico no será revelado